Basculación y reclinación en sillas de ruedas ¿cómo influyen en la presión y el flujo sanguíneo de cara a la producción de úlceras por presión (UPP)?

En el post de hoy hablaremos de prevención de UPP a través del uso de la basculación y reclinación basados en el estudio Wheelchair Tilt-in-Space and Recline Functions: Influence on Sitting Interface Pressure and Ischial Blood Flow in an Elderly Population. Esto quiere decir que no podemos tomar estas pautas como opciones ideales de posicionamiento en relación a otros conceptos como participación, alineación, función, etc.

 

Según la guía de referencia desarrollada por la European Pressure Ulcer Advisory Panel (EPUAP) y la National Pressure Ulcer Advisory Panel (NPUAP) definen las úlceras por presión (UPP) como:

 

“Una lesión localizada en la piel y/o en el tejido subyacente, por lo general sobre una prominencia ósea, como resultado de una presión, o presión en combinación con cizallamiento. También se asocian con las úlceras por presión un número de factores contribuyentes u otros factores confundidores; la importancia de estos factores todavía no se ha dilucidado.” 

 

En este mismo artículo podemos encontrar niveles de evidencia de otros factores que pueden influir en la producción de UPP, además de la presión, fricción y la cizalla que hemos mencionado anteriormente, se unen, la temperatura, y la humedad.

En nuestro día a día, las dos estrategias que más se utilizan para la prevención de UPP son, el uso de cojines de alta calidad que evitan picos de presión a través de una buena redistribución de la presión en estas prominencias óseas, y el aumento del número de cambios posturales, el aumento de la frecuencia en el uso de técnicas de alivio de presión como las pulsiones, las transferencias laterales o frontales del peso. En esta última opción el problema es que sólo puede ser llevada a cabo en aquellos usuarios que su condición física les permite realizarlo porque requiere cierto control de tronco y fuerza en miembros superiores. Para aquellos que no son capaces de hacerlo por sí solos, tener en su silla la opción de realizar basculación y reclinación es muy importante, se ha demostrado que su uso de forma combinada reduce la presión en zona isquiática y aumenta el flujo sanguíneo en la zona que sufre esa presión más constante. El problema de la mayoría de artículos en relación a este tema, es que casi todos estos estudios suelen realizarse en lesión medular, en este caso os hemos querido acercar un estudio que nos habla de estos problemas de UPP en población en el adulto mayor .

 

Metodología

  • En este estudio participaron 7 hombres y 13 mujeres, con 79 años de media, 77 kg de peso medio y 166 cm de altura media.
  • El producto utilizado fue una silla basculante y reclinable de uso común en entorno geriátricos con respaldo y asiento comfort

  • Se realizaron una serie de combinaciones posturales que varían entre  5º, 15º, 25º, 35º y 45º de basculación (B) con 5º, 15º y 30º de reclinación (R). Se excluyeron 15ºB/15R y 35ºB/15ºR. La posición de partida fue 5ºB/5ºR. Los cambios posturales se hicieron siempre realizando primero basculación antes que reclinación para evitar deslizamientos de la pelvis.

  • Las mediciones de cambios de presión se realizó con una manta de presiones y un sistema para medir diferentes parámetros del flujo sanguíneo.

 

Resultados

Hubo diferencias significativas de presión en la zona isquiática en todas las combinaciones a excepción de 15ºB/5ºR.

Imagen 1

 

Imagen 2

 

Manteniendo la basculación constante podemos ver cambios significativos entre distintos ángulos de reclinación:

Imagen 3

 

En cuanto al flujo sanguíneo se encontraron incrementos significativos en grandes ángulos de basculación y reclinación (45°B/15°R, 15°B/30°R, 35°B/30°R, 45°B/30°R) con respecto a la posición de referencia de 5ºB/5ºR

 

Conclusiones

Pequeños cambios en la basculación y la reclinación tienen un gran impacto en la descarga de presiones y por tanto en la prevención de la deformación celular que tiene una alta implicación en el desarrollo de UPP. Es importante recordar que con ángulos elevados de reclinación y basculación mejora el flujo sanguíneo en la zona afectada y por tanto puede tener un papel importante en la recuperación de la zona dañada en casos que ya exista una UPP.

 

Bibliogafía

  • European Pressure Ulcer Advisory Panel and National Pressure Ulcer Advisory Panel. Prevention and treatment of pressure ulcers: Quick Reference Guide. Washington DC: National Pressure Ulcer Advisory Panel; 2009.
  • Zemp, R., Rhiner, J., Plüss, S., Togni, R., Plock, J. A., & Taylor, W. R. (2019). Wheelchair Tilt-in-Space and Recline Functions: Influence on Sitting Interface Pressure and Ischial Blood Flow in an Elderly Population. BioMed research international, 2019, 4027976. doi:10.1155/2019/4027976
Rubén Serrano

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.